Pautas para la retirada del pañal

retirada del pañal
Pautas para la retirada del pañal
5 (100%) 1 vote

El control de esfínteres es un tema que agobia mucho a los padres, por este motivo, queremos contaros cómo hacemos la retirada del pañal con nuestros Locos Bajitos, por si os sirve de ayuda. 😉

En primer lugar, tenemos que tener claro que el niño está preparado para dar este paso. Para valorar esto hay un signo que nos muestra si ha adquirido la madurez necesaria. Nos referimos a cuando te avisa de que tiene ganas de hacer pis o caca, o como mínimo es consciente de que se ha hecho pis o caca. Intentaremos dejar margen para que lleguen a pedirlo ellos.

Una vez llegado a este punto, ya podemos plantearnos quitarle el pañal, pero es importante que mientras tanto creemos una rutina para que el niño se vaya dando cuenta de que comienza un proceso. Tened en cuenta que desde que ha nacido nunca ha tenido que plantearse cómo o dónde hacer pis o caca y por ello es preferible prepararles para el cambio.

Hay niños que no tendrían ningún problema en que la retirada del pañal fuera de un día para otro y de una manera drástica, ya que se adaptan con facilidad a los cambios y a la nueva circunstancia.

A otros niños, en cambio, les resulta más complicado dar este paso. Y por ello nosotros vamos a darles facilidades, para así evitar que se vuelva algo traumático y les genere rechazo ir al baño. No hay necesidad, preferimos hacerlo de forma gradual y así nos aseguramos de que todos los peques dan este paso desde la seguridad y la tranquilidad.

Comenzaremos creando una rutina en la que se le siente en el baño siempre a las mismas horas. Por ejemplo, por la mañana, antes de comer, después de la siesta y antes del baño.

Consistirá en quitarle el pañal, sentarle por dos minutos y, pasado este tiempo, se lo volveremos a poner, independientemente de si ha hecho algo o no. Debe estar muy poco tiempo, ya que de lo contrario podemos conseguir que se aburra y no quiera repetir. Si es un niño es preferible sentarle a hacer pis, y no que lo haga de pie, ya que así está preparándose también para hacer caca.

Podéis motivarle con que lo haga como vosotros, querrá imitaros. Planteádselo siempre como algo muy divertido 😉 Si por un casual hiciese pis o caca, elogiaremos su logro para motivarle y reforzarle.

Cuando esto ya lo lleve haciendo un tiempo, el peque ya será más consciente de que tiene que hacerlo en el baño. Y es entonces cuando nos plantearemos pasar al siguiente nivel. Por regla general, mientras conservan el pañal y a su vez les vamos sentando en el baño, suelen tener una evolución positiva, pero os avisamos de que no a todos los niños les pasa. De ser así insistiremos en motivarles y reforzarles positivamente y si siguen sin hacer pis o caca, llegado un punto les quitaremos el pañal de todas formas, ya que hay niños que hasta que no se lo quitamos no reaccionan. Pero esto en último caso.

Sea por un motivo u otro… ¡Ha llegado al momento de quitarle el pañal!

Empezamos quitándoselo durante el día, recordándole muchas veces (cada media hora al principio y posteriormente cada hora) que no lleva pañal, y de esta forma le llevamos al baño para no dar margen a que se haga nada encima.

Es importante establecer el baño como lugar donde se hace pis o caca, no vale llevar el orinal a cualquier lugar de la casa. Él tiene que saber que eso se hace en el baño, al igual que se duerme en el dormitorio y se come en la cocina/comedor…

Tened en cuenta que en toda su vida no ha tenido la necesidad de ir al baño cuando se hace pis o caca, y sobre todo que si está entretenido con una actividad, no se va a dar cuenta.

Lo que es importantísimo es reforzar la conducta que nos interesa. Cada vez que haga pis o caca en el retrete se le debe decir lo bien que lo hace y recompensar su comportamiento, elogiando lo mayor que es y diciéndole lo contentos que nos ponemos todos por ello. Hay muchas formas: dibujando un contento (una carita sonriente en su mano a modo de premio), o si veis que le cuesta un poquito, incluso podemos elaborar una tabla de logros, donde mediante una pegatina refleje cada vez que ha logrado hacer pis “como los mayores” y haya una meta con una recompensa al final del día, por ejemplo.

También destacar que si por el contrario hubiera un “escape”, no pasa nada, no hay por qué agobiarse. Se le cambia sin darle mayor importancia y sin reparar en que lo ha hecho mal. Sobre todo, recalcar esto último, no regañarle.

Lo que tenéis que tener claro es que debe ser un “viaje sin retorno”, me explico… Lo que no se debe hacer, y es un error muy común, es decidiros a quitárselo y en el momento que veis que flaquea (se agobia, llora, os pide por favor que no le hagáis pasar por eso,…) reculéis y volváis a ponerle el pañal. Insisto, es que ni para ir en coche, al teatro o a comprar al súper, ¡¡¡Esto nunca!!! Lo único que conseguimos es confundir al niño y complicar la situación creándole un conflicto.

Por esto, os pedimos que tenéis que tener claro que vuestro hijo está preparado, que valoréis la situación y decidáis si estáis dispuestos a dar este paso, pero con todas las consecuencias ya que es algo importante para él y va a repercutir en su autoestima.

Una vez que le hemos quitado el pañal por el día, mejor dicho, en momentos de vigilia, seguiremos utilizándolo durante un tiempo para dormir la siesta y por la noche. Pero por el momento es más que suficiente variar esta rutina estando despierto, ya que a través del sueño, el niño saca su lado más emocional y es más complicado.

En cualquier caso, os adelantamos que para retirarlo del todo, previamente debe haber controlado este tema durante el día. Y la pauta que tendremos presente para quitarlo en momentos de sueño es esperar a que se levante una semana seguida con el pañal seco. Será en ese momento, y no antes, cuando nos planteemos retirárselo también al dormir, inicialmente en la siesta (ya que al ser menos tiempo es más fácil que lo controle) y cuando se cumpla esa pauta de noche también, ya podremos retirarlo por completo.

Esperamos que os resulten útiles nuestros consejos, veréis que si lo hacéis bien, vuestro peque lo va a hacer fenomenal y va a ser muy fácil. Besos.

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información