Cómo proteger a los niños del calor

proteger a los niños del calor
En el verano y con las olas de calor, los niños pueden deshidratarse o sufrir golpes de calor con mayor facilidad, por lo que es fundamental que tengamos presente ciertas recomendaciones para hacer frente al verano y proteger a los niños del calor.
En Escuela Infantil Locos Bajitos sabemos la importancia que tiene proteger a los más pequeños de las altas temperaturas, por ello te dejamos a continuación algunos factores que has de tener en cuenta a la hora de proteger a los niños del calor y las altas temperaturas que se dan en esta época del año

Proteger a los niños del calor: qué debemos tener en cuenta

La exposición del cuerpo a temperaturas muy elevadas puede tener consecuencias como la deshidratación o bien el golpe de calor, sobre todo en los más pequeños, ya que son más susceptibles a padecerlos. Veamos entonces qué consejos seguir para evitarlos.

Utilizar visera y protección solar

Eludir el sol directo en la cabeza es una medida esencial para evitar un golpe de calor.
Los gorros y viseras, preferiblemente ancha y transpirables, son perfectos para que los rayos de sol no incidan directamente sobre la cabeza de los pequeños, lo que evitará posibles golpes de calor, dolores de cabeza y mareos.
La protección solar también es muy importante ya que los niños tienen la piel mucho más sensible. Para resguardarles ante posibles quemaduras es indispensable que lleven en todo momento cremas de protección solar con un filtro solar adecuado.

Tomar líquidos

Cuando las temperaturas son altas, el mecanismo de regulación térmica de nuestro cuerpo hace que sudemos por lo que el organismo necesitará reponer líquidos con mayor frecuencia para evitar la deshidratación.
Es fundamental el consumo de agua en verano. Los bebés y los niños son más propensos a padecer deshidratación. A los bebés lactantes habrá que ofrecerles el pecho con más frecuencia, ya que a través de la leche de la madre recibirán el agua, las sales y los nutrientes precisos para eludir la deshidratación.
Hay que adelantarse a la sensación de sed. Los especialistas aconsejan dar agua, zumos o lácteos cada 2 horas a los pequeños de entre 0 y tres años.

Eludir la exposición al sol en las horas centrales del día

Para prevenir un golpe de calor o la deshidratación, lo más conveniente es evitar la exposición del pequeño al sol en las horas centrales del día.
Cuando estéis al aire libre, es recomendable buscar un sitio sombreado y fresco, puede ser bajo un árbol, o bien de una sombrilla, mojando la cabeza del pequeño o bien usando un vaporizador con agua para refrescarle. Siempre y en todo momento los pequeños deben ir con ropa fresca y las menores prendas posibles.
En Escuela Infantil Locos Bajitos tenemos muy en cuenta todos estos aspectos, y por ello realizamos las actividades con los peques en lugares cerrados con climatización adecuada o al aire libre en las horas de menor calor.
Si tienes alguna duda ponte en contacto con nosotros o pásate a visitarnos en C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón, (Madrid) y conocer todas las actividades que realizamos con los niños.

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información