¿Qué es la disciplina positiva?

disciplina positiva

¿Has oído hablar de la disciplina positiva? Desde Locos Bajitos apostamos por esta forma de educar y relacionarse con los niños de la escuela, además de animar a las familias a aplicar esta metodología en casa. Los beneficios existen y podemos verlos a diario en nuestra escuela infantil. ¿Quieres saber más sobre la disciplina positiva? Sigue leyendo este artículo para conocer en qué consiste y cómo llevarla a cabo. Educar en positivo puede ayudarte a solucionar e incluso a anticipar muchos problemas de conducta en los peques, pero también a mejorar las relaciones entre padres e hijos.

¿A qué llamamos “educar en positivo”?

La disciplina positiva es una metodología educativa que se fundamenta en la comprensión, la confianza, el amor y el respeto para afrontar las relaciones con los niños y atender sus necesidades. Educando en positivo se puede entender mejor la naturaleza infantil, el sentir del niño en cada situación, y nos permite anticiparnos a su reacción. Para ello, juegan un papel fundamental los procesos afectivos, que tejerán una red de confianza entre el niño y su educador.

Para llegar a tejer esa red de confianza, será necesario alejarse del autoritarismo desde los primeros años de vida del bebé. Imponer el miedo para controlar comportamientos inadecuados solo puede desembocar en actitudes de rebeldía para ganar una lucha de poder que nunca debe existir entre un padre y su hijo. No obstante, una reacción de permisividad tampoco sería positiva para el niño y crearía de la misma forma una relación de desigualdad. La ausencia total de responsabilidad, convierte los niños en ganadores de esa lucha de poder con sus padres que nunca debe existir.

La compresión, el amor, la confianza y el afecto son fundamentales para evitar las situaciones de desigualdad en las relaciones familiares, que son las principales causantes del mal comportamiento en los niños. Educar en positivo es la mejor herramienta para anticiparse a los comportamiento negativos.

Cómo aplicar la disciplina positiva en casa y en las escuelas infantiles

La disciplina positiva es una manera de educar a los niños y relacionarse con ellos que debe empezar a aplicarse desde los primeros meses de vida del bebé. Además, es fundamental seguir esta metodología tanto en el hogar como en todos los ámbitos. En nuestra escuela infantil privada trabajamos únicamente con la técnica de refuerzo positivo, elogiando sus avances diarios y animándoles a seguir progresando. Además, hemos eliminado el ‘NO’ de nuestro vocabulario, sustituyéndolo por frases en positivo que faciliten la comprensión del niño.

Pero como decimos, para que la disciplina en positivo sea efectiva, será necesario que los padres continúen aplicándola en casa. Y lo más importante es empezar por el lenguaje. Al igual que hacemos en nuestra escuela, retira el ‘NO’ de tu vocabulario. Cuando el pequeño tenga un comportamiento inadecuado, trata de explicarle, de una manera clara, sin perder los nervios y con un tono suave, qué ha hecho mal. Si no encuentras la forma de captar su atención, puedes servirte de cuentos infantiles que le ayuden a entender por qué debe cambiar su comportamiento.

El niño debe saber qué acciones están permitidas y cuáles no. Y por ello, esa serie de acciones o actitudes no pueden ser aceptables o no según el estado de ánimo del padre o la madre. Si por ejemplo, está prohibido saltar en el sofá, debe estarlo siempre, no solo cuando estés de mal humor. De lo contrario, el niño se sentirá confuso. Hay que tener una actitud tranquila y cariñosa, pero siempre firme.

Dar responsabilidades al niño ayudará reforzar esa relación de igualdad. De esta manera, el niño sentirá que confías en él y se esforzará para conseguir tu aprobación. Puedes asignarle tareas sencillas que podáis hacer juntos, como por ejemplo, guardar sus juguetes. Y por supuesto, debes felicitarle por sus logros.

Otro aspecto fundamental es dar ejemplo. Los peques tienden a imitar los comportamientos de sus padres, por eso es tan importante no confundirlos actuando de manera contradictoria a lo que expresan nuestras palabras. Hay que recordar que uno de los objetivos de educar en positivo es tejer una red de confianza. Y si uno de los dos no cumple con su compromiso, esa red se rompe.

Y podríamos seguir enumerando prácticas y más prácticas relacionadas con la disciplina positiva que aconsejamos aplicar en casa a los padres. Si quieres conocer algunas más o te encuentras con algún tipo de dificultad a la hora de aplicar esta disciplina en casa, puedes contárselo a nuestras profes. Desde nuestra escuela infantil te ayudaremos y te guiaremos para seguir esta metodología educativa tan beneficiosa.

 

 

 

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información