Inteligencias múltiples

inteligencias múltiples
Inteligencias múltiples
5 (99.17%) 24 votes

En esta ocasión queremos hablaros de las Inteligencias Múltiples, una teoría que cada día va cobrando más importancia, dado que, de un tiempo a esta parte, se ha evidenciado la necesidad de que nuestro sistema educativo atienda a las diferencias individuales de nuestros alumnos y saque el máximo provecho de ellas. Esto es una realidad, nosotras lo vemos a diario con nuestros alumnos, a pequeña escala, pero no deja de ser una muestra representativa de nuestra sociedad. Por ello, siendo conscientes de esta necesidad surgió el proyecto de crear nuestra escuela infantil, en la que diariamente ponemos en práctica nuevas estrategias educativas con nuestros Locos Bajitos.

Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard, quien desarrolló esta teoría, defiende que, así como hay muchos tipos de problemas que resolver, también hay muchos tipos de inteligencias, que se pueden adaptar y aplicar a la resolución de los mismos. Y defiende que la inteligencia se define como una red de conjuntos autónomos interrelacionados entre sí, no como un conjunto unitario en sí mismo. Según éste, hay ocho tipos distintos de inteligencia:

  • Lingüístico-verbal
  • Lógico-matemática
  • Visoespacial
  • Musical
  • Corporal-cinestésica
  • Intrapersonal
  • Interpersonal
  • Naturalista.

Cada niño puede desarrollar su potencial en cada una de las inteligencias, entre las cuales existe una relación directa; por ello nunca podemos considerar una capacidad aislada de la otra. De manera que, fomentando una, también estaremos desarrollando las demás inteligencias múltiples. Todos destacamos de una manera especial en algún área en particular, estas aptitudes innatas nos permiten ser mejor o peor en el desempeño de ciertas tareas. De aquí la importancia de detectar a edades tempranas las capacidades de los estudiantes, para así poder potenciar sus capacidades y explotar al máximo todos sus recursos.

Desarrollo de las inteligencias múltiples en los primeros años de vida

Los primeros años de vida son de especial relevancia, ya que es cuando se localizan los periodos sensitivos del desarrollo, es decir, cuando el desarrollo encuentra sus mejores condiciones para surgir y manifestarse. La plasticidad cerebral es realmente increíble, y esto debemos aprovecharlo. Dependerá de los estímulos exteriores para que esas funciones se pongan en marcha y se perfeccionen y desarrollen plenamente.

En este sentido, la escuela infantil tiene un papel determinante en el desarrollo de las mismas, ofreciendo al niño el estímulo adecuado en cada momento, donde el juego y la experimentación tienen un papel fundamental.

No creáis que son demasiado pequeños para desarrollarse en cierto ámbito, pensad que cuando el niño nace tiene miles de millones de neuronas, entre las que se establecen conexiones, que se multiplican rápidamente al entrar en contacto con la estimulación exterior.

Estas conexiones dan lugar a estructuras funcionales del cerebro que van a constituir la base fisiológica que permite configurar las condiciones para el aprendizaje. Cuando el niño nace, las posibilidades de conexión son prácticamente ilimitadas y empiezan a disminuir a partir de los 7-8 años de edad. Así que cuanto antes empiecen a recibir estímulos mucho mejor.

Tenemos que tener en cuenta a la hora de presentarles actividades o juegos estimulantes el momento evolutivo de cada niño, sus gustos y sus focos de interés, ya que la motivación es una gran baza a la hora de trabajar con ellos y siempre reciben mejor algo que les interesa y/o les resulta placentero. Esto es parte de nuestro trabajo, conocer a cada alumno y saber qué es lo que le gusta y cómo presentárselo; es algo tan importante como saber lo que necesita. De esta manera conseguimos que sean ellos mismos los que se acerquen y quieran explorar y descubrir todo por sí mismos, pero siempre de nuestra mano.

Por último, debemos hacer una elección de los juguetes adecuada, ya que es uno de los mejores medios para favorecer la inteligencia en los niños. En general, las características que debe reunir un buen juguete son, que el nivel de dificultad que presente sea adecuado a su nivel evolutivo, que le cause mucha curiosidad, que promueva el diálogo y la acción, y que sea muy atractivo.

Nosotras apostamos por materiales naturales, y os recordamos que no es necesario recurrir a sofisticados juguetes, podemos utilizar cualquier objeto o material de nuestro entorno como pueden ser botes para llenar y vaciar, cajas para abrir y cerrar, piedras para contar, utensilios de cocina para hacer sonidos, coches de la calle para identificar los colores o tamaños… Sólo hay que ponerle un poco de imaginación. Pero no olvidéis que, para vuestros hijos, sus padres sois su mejor juguete.

Os animamos a reflexionar sobre esto, ya que la educación que les damos a nuestros pequeños es el futuro que tendrán. Cerramos este artículo con una cita de Einstein que refleja muy bien todo lo que aquí estamos compartiendo. Y dice así, “Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil.”

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información