Cómo ayudar a los niños a superar sus miedos

ayudar a los niños a superar sus miedos

Muchos niños se asustan de lo que no conocen y sólo se sienten seguros con papá y mamá. Por eso debes darles las herramientas adecuadas para que logren superar sus miedos: apoyo, proximidad, y consuelo. ¿Qué es aquello que le da más miedo a vuestro pequeño? En las siguientes líneas os explicamos cómo podéis ayudar a los niños a superar sus miedos. ¡Tomad nota! Vuestro papel será fundamental.

Recomendaciones para ayudar a los niños a superar sus miedos

El principal miedo de los niños menores de 3 años el temor a la separación de sus padres, ya que nace en ellos una sensación de abandono. Otros miedos comunes en los niños pequeños son el miedo a los extraños, a la oscuridad, a los monstruos y a aquellos juguetes o utensilios que tenemos en casa.

Miedo a algunos objetos

En el primer año de vida, a los niños suelen asustarles los objetos, principalmente algunos muñecos demasiado expresivos. Un ejemplo son los payasos, de hecho, este miedo es común incluso en los adultos. Por otro lado, los bebés también suelen mostrar en sus primeros meses miedo a que les corten las uñas o el pelo, ya que les asusta las tijeras. Esto se debe a que a esta edad todavía no tienen claro el concepto de dolor, ni saben muy bien qué es propiamente su cuerpo. Por este motivo, interpretan esta rutina como una agresión.

Los bebés menores de un año también tienen miedo a muchos electrodomésticos. como son la aspiradora, la batidora y otros artefactos ruidosos que llegan a ponerles los pelos de punta.

Miedo a la separación

Cuando empiezan a desarrollar el apego con más fuerza, en torno a los 8 o 9 meses, comienza la etapa del temor a la separación. Es uno de los miedos más característicos de los niños al acercarse al año y se manifiesta de diferentes maneras. Una de ellas es la dificultad a la hora de despedirse de papá y mamá cuando se tienen que ausentar.

Nuestra recomendación desde la escuela infantil es que os despidáis de vuestros hijos, aunque lloren y les cueste un poquito más de lo que os gustaría. De la misma manera que os animamos a hacerlo cuando salgáis de casa, así sabrán que pueden confiar en vosotros y tendrán la seguridad de saber cuándo estáis en casa y cuándo no. Tened en cuenta que si os vais a escondidas, vuestro hijo se sentirá engañado. Además, su inseguridad será mayor si no seguís esta pauta, ya que, en cuanto que no nos vea, tendrá la inquietud de que podéis habernos ido. Y su reacción sería pegarse a papá y mamá todo el día. Si eso sucede demasiado a menudo, puede indicar un apego inseguro y ansioso, justo lo contrario a lo deseado.

Un truco para evitar esta situación puede ser jugar al escondite, ya que se darán cuenta de que no estar siempre a la vista no tiene por qué ser algo malo. Y por supuesto, es bueno que se acostumbren a entretenerse ellos solos algunos ratos, siempre y cuando su seguridad esté garantizada. Podríais por ejemplo, hablarles en la distancia, ya que oír vuestra voz le aportará seguridad y le hará sentir que pueden contar con vosotros y pronto empezará a explorar el mundo por su cuenta.

Miedo a los extraños

Otro de los miedos comunes de los niños de corta edad es el miedo a los extraños. Se trata de otra forma que puede adoptar el miedo a la separación y que empieza a manifestarse incluso antes del primer año. Una reacción habitual es agarrarse a papá y mamá cuando se encuentre ante personas desconocidas para él. Debéis aceptar esta reacción como algo natural, ya que es más común de lo que parece. El pequeño puede tener esta reacción en un primer momento, pero no debéis tomarlo como algo malo, sino respetar la distancia y el ritmo que el niño necesite sin forzar las cosas. Esta reacción se puede manifestar incluso con cambios de aspecto, que pueden provocarle momentáneamente desconcierto y hasta temor.

Miedo a la oscuridad

El miedo a la oscuridad también es consecuencia directa del temor a la separación, ya que el temor a los espacios oscuros es realmente miedo a quedarse solo ante lo desconocido sin la protección de papá y mamá. Por este motivo no es buena idea dejarle llorando hasta que se le pase, sino que hay que acudir para que compruebe que seguimos ahí. Eso sí, se puede ampliar poco a poco el tiempo de ausencia.

También se puede dejar la puerta abierta o dejar su peluche favorito que le acompañe. Y aunque hablar con él y decirle que no hay peligro es importante, no servirá de mucho porque el niño es demasiado pequeño para comprenderlo. Lo mejor es un buen abrazo, es un consuelo seguro al ser su mejor refugio. Podríamos decir que los abrazos son como una receta contra el miedo. Pero nunca hay que obligarles a enfrentarse a lo que les asusta, sino animarles a que den pequeños pasos con vuestro apoyo y protección.

Miedo a los monstruos

Otro miedo bastante común en los peques es el temor a los monstruos. Se trata de un tipo de miedo más habitual a partir de los dos años, que es cuando la imaginación de los pequeños está más desarrollada. Uno de los trucos que os recomendamos como profesionales de la educación infantil es convertir esta situación de terror en un juego. Podéis, por ejemplo, jugar a “la caza del monstruo”, con un poco de imaginación, lo “cazaréis” y acabaréis con sus miedos.

Por otro lado, es muy importante que no utilicéis sus miedos para controlarles, no es un buen recurso educativo decir frases como: “Si no te portas bien, vendrá el monstruo. Y por supuesto, debéis evitar transmitirles vuestros temores, ya que esos miedos pueden contagiarse a los peques. Pero si esto no fuera posible, porque no lo podéis controlar o por el motivo que sea, lo mejor es evitar que se dé cuenta.

Tomar los miedos como algo natural

El miedo es algo natural, intrínseco del ser humano y así hay que hacérselo ver a los pequeños, quienes irán descubriendo como sus miedos desaparecen poco a poco. No es malo, ni mucho menos, tener miedo, el problema es dejar que el miedo se apodere de nosotros.

Desde nuestra escuela infantil hacemos todo lo posible por ayudar a nuestros Locos Bajitos y a sus familias a superar sus miedos. Si necesitáis más consejos o ayuda para resolver una situación concreta con vuestros peques, no dudéis en contactar nosotros. ¡Os ayudaremos encantados!

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información