Recomendaciones para iniciar la alimentación complementaria en bebés

iniciar la alimentación complementaria en bebés
5/5 - (1 voto)

El escenario ideal en cuanto a la alimentación de los bebés contempla que la lactancia materna sea su único alimento en los primeros meses de vida. Pasados los meses, también sería recomendable, según los pediatras y expertos en alimentación infantil, continuar con la leche materna a la vez en que se empiezan a introducir nuevos alimentos sólidos. Esto se conoce como alimentación complementaria, aquella etapa del desarrollo de los bebés en la que se complementa la leche materna con alimentos sólidos para evitar carencias nutricionales que pudieran derivar en problemas de salud. Pero, ¿a qué edad se debe iniciar la alimentación complementaria en bebés? ¿Cómo se pueden empezar a introducir alimentos para su óptimo crecimiento? En este artículo respondemos a estas cuestiones.

¿Cuándo se debe iniciar la alimentación complementaria en bebés?

Pediatras, expertos en nutrición y educadores infantiles coinciden en situar el periodo de alimentación complementaria de los 6 meses a los 2 años del bebé, eso sí, siempre atendiendo a las necesidades de cada niño o niña y de cada madre, refiriéndonos a la posibilidad o no de extender la lactancia materna. De esta manera, se podría empezar con la alimentación complementaria a partir de los 6 meses de edad del bebé.

Hablamos de empezar a introducir, poco a poco, ciertos alimentos sólidos a su dieta. Esto incluye desde frutas y verduras, hasta legumbres e incluso carne o pescado, aunque sí que quedarían descartados tanto la sal como el azúcar, para evitar problemas de salud por la dificultad de su asimilación. A su vez, a partir de los 6 meses se podrá empezar a darle un poco de agua después de las comidas.

Consejos para dar de comer a los bebés a partir de los 6 meses

El primer consejo que podemos dar para empezar con la alimentación complementaria, es que respetes la edad que indicada. ¿Por qué? Porque es aproximadamente a los 6 meses cuando el sistema digestivo del bebé estará preparado para digerir de manera segura los alimentos, evitando así atragantamientos y otros problemas como consecuencia de introducir alimentos sólidos si su organismo no está preparado. Igualmente, hay que tener en cuenta que no todos los bebés tienen los mismos tiempos de desarrollo.

Siempre que sea posible, es importante mantener la lactancia materna mientras que se están introduciendo estos alimentos. Hablamos de alimentación complementaria, no de sustituir aún los alimentos sólidos por la leche materna. Para ello, una recomendación es darle a tu bebé la leche materna primero, para después completar la alimentación con algún otro alimento sólido.

Por otro lado, este proceso de descubrimiento de nuevos alimentos es también una fase de aprendizaje sobre el bebé. Tienes que tener en cuenta que quedarán al descubierto posibles alergias e intolerancias, por lo que hay que tomarse en serio la labor de observación y acudir al pediatra de inmediato ante cualquier reacción adversa tras las comidas.

Y no podemos cerrar este artículo sin dar un consejo que servirá también para las etapas futuras de su crecimiento: es crucial armarse de paciencia cuando el peque no quiera comer. Intenta hacer los platos atractivos, presentándolos en distintas formas mediante juegos, y evita recurrir a aparatos electrónicos para conseguir que coman.

Desde nuestra escuela infantil esperamos que estas recomendaciones para iniciar la alimentación complementaria en bebés te resulten útiles con tu peque. Si te encuentras con dificultades o tienes alguna duda sobre el cuidado de tus peques en general, te recordamos que puedes preguntar a nuestro equipo de profes cuando lo necesites.

Deja un comentario

Contacto

C/ Porto Colón, 14, 28924 Alcorcón (Madrid)

91 610 32 41

Solicita Información